12.1.13 El Servicio Divino para los difuntos

Tres veces por año, el primer domingo de marzo, julio y noviembre respectivamente, se realizan Servicios Divinos en ayuda para los difuntos. En los mismos, los cristianos nuevoapostólicos oran para que los difuntos no redimidos hallen salvación en Cristo.

La voluntad redentora de Dios comprende a todos los hombres. Jesucristo es Señor de los que viven y de los muertos (Ro. 14:9).

Ya en la comunidad de Corinto, para bautizar a los muertos fue efectuado el acto en personas vivas (1 Co. 15:29).

Esta práctica se continúa realizando en los Servicios Divinos para los difuntos oficiados por el Apóstol Mayor y los Apóstoles de Distrito: en los mismos dos portadores de ministerio que representan a los difuntos, reciben el Santo Bautismo con Agua, el Santo Sellamiento y la Santa Cena. Los Sacramentos se donan de la misma forma que se hace habitualmente. En las demás comunidades, después del festejo de la Santa Cena se recuerda a los difuntos en una oración especial.

Los Servicios Divinos para los difuntos ocupan una posición destacada en el año eclesiástico nuevoapostólico. El domingo previo tiene lugar un Servicio Divino de preparación a tal efecto. La misericordia y la compasión deben animar para interceder por los difuntos no redimidos.

EXTRACTO

Tres veces por año se realizan Servicios Divinos para los difuntos. (12.1.13)

Los cristianos nuevoapostólicos oran para que los difuntos no redimidos hallen salvación en Cristo. (12.1.13)

See also