11.2.1 Los Doctores de la Iglesia y los concilios ecuménicos

En el año 313 d.C., el emperador romano Constantino (alrededor de 270/288, fallecido en 337) proclamó la libertad de religión para los cristianos. En los años 380/381, el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano.

Antes de ese tiempo, muchos cristianos habían perdido su vida en las persecusiones. Lo que había comenzado con el apedreamiento de Esteban, se transformó en olas de persecuciones por las cuales muchos creyentes se convirtieron en mártires.

Fueron los Doctores de la Iglesia quienes defendieron la fe cristiana de los paganos y los judíos, y establecieron los fundamentos de la doctrina cristiana. Los de la primera generación son llamados los “Padres apostólicos". Incluyeron a Clemente de Roma (fallecido alrededor de 100), Ignacio de Antioquía (fallecido alrededor de 115), Policarpo, Obispo de Esmirna (alrededor de 69, fallecido alrededor de 155) y Papías de Hierápolis (alrededor de 70, fallecido alrededor de 130/140).

Las generaciones posteriores de los defensores (apologistas) de la fe y testigos de la tradición apostólica son los “Padres de la Iglesia". Entre ellos se encuentran Ambrosio de Milán (339 hasta 397), Sofronio Eusebio Jerónimo (347 hasta 420) y Agustín de Hipona (354 hasta 430). Los enunciados doctrinarios de estos varones influenciaron decisivamente en los dogmas cristianos.

Otro de los Doctores de la Iglesia fue Atanasio (alrededor de 295 hasta 373). Bajo su influencia teológica fue formulada en el año 325 la Confesión de fe de Nicea. Los cristianos nuevoapostólicos se adhieren a la tradición de esta Confesión.

Los contenidos esenciales de la fe cristiana fueron definidos durante siglos de debate en diferentes asambleas de la Iglesia (concilios). Aunque muchas veces estuvieron influenciados por gobernantes del mundo, los concilios expresan objetivamente y conforme a la voluntad de Dios el contenido del Evangelio. Viéndolos en general, se establecieron en los concilios los fundamentos de la doctrina de fe cristiana.

See also