10.2 Las bodas del Cordero

Inmediatamente después del arrebatamiento de la esposa siguen las bodas del Cordero. La imagen de la fiesta de bodas escatológica se encuentra en Apocalipsis 19:6-9. Alude a la comunión perpetua de las primicias con su Señor y la participación en su gloria (Col. 3:4; 1 Jn. 3:2).

La imagen del Cordero ya es usada en Isaías 53:4-7; muestra que el Mesías que vendrá ofrecerá su sacrificio para redención de los hombres, bajo la voluntad de Dios. Juan el Bautista se refiere al Hijo de Dios con las palabras: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Jn. 1:29).

En el Apocalipsis de Juan se habla de múltiples maneras de Cristo como el Cordero. Apocalipsis 5:12 expresa que el Cordero que fue inmolado, fue el que obtuvo la victoria. Esto significa que el Hijo de Dios humillado y crucificado es al mismo tiempo triunfante y vencedor. El Cristo crucificado es el que vendrá nuevamente, el Novio (ver 10.1.3).

Mientras se festejen las bodas del Cordero, los hombres sobre la tierra tendrán que padecer el dominio de Satanás, la gran tribulación.

See also