1.4.3 La fe en Dios, el Espíritu Santo

Ya el Antiguo Testamento da testimonio sobre el obrar del Espíritu Santo: reyes y profetas fueron guiados por el Espíritu Santo (Sal. 51:13; Ez. 11:5).

En el Nuevo Testamento, el obrar del Espíritu Santo, según las palabras del Señor, es revelación divina (Jn. 14:16-17 y 26). También aquí la fe es la única respuesta adecuada del hombre: la fe en el Espíritu, que actualmente guía a toda verdad y manifiesta la voluntad de Dios.

See also