1.3 Las revelaciones actuales del Espíritu Santo

Una demostración fundamental de que después de haberse ido Jesucristo a su Padre, el Espíritu Santo revelaría cosas nuevas, es decir, cosas hasta allí ocultas, se encuentra en Juan 16:12-14: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir". Con ello Jesucristo prometió a sus Apóstoles que a través del Espíritu Santo recibirían más información sobre la naturaleza de Dios y su plan de salvación.

Los Apóstoles de la Iglesia del primer tiempo tomaron conocimiento del accionar del Espíritu Santo así como les había anunciado el Señor. Las epístolas de los Apóstoles dan cuenta de que el Espíritu Santo les reveló amplios reconocimientos sobre el Señor (Fil. 2:6-11; Col. 1:15-20) y sobre hechos futuros (1 Co. 15:51-57). Lo que les manifestó el Espíritu Santo luego salió a la luz en su actividad y su anuncio (Ef. 3:1-7).

La prédica de los Apóstoles de Jesús activos en nuestro tiempo se basa en los enunciados de la Sagrada Escritura (ver 1.2.5) y para cumplir su encargo doctrinario se dejan conducir por el Espíritu Santo. La promesa del Hijo de Dios mencionada arriba, se cumple también hoy: el Espíritu Santo mantiene viva la automanifestación de Dios acontecida en Jesucristo, la sostiene en el presente y la conduce hacia la manifestación de Cristo que vendrá nuevamente. La encarnación, la muerte, la resurrección y el retorno del Hijo de Dios, se constituyen en el centro de la revelación actual.

Además, el Espíritu Santo transmite al apostolado nuevos reconocimientos sobre el obrar de Dios y su plan de salvación, los que no obstante estar insinuados en la Sagrada Escritura, aún no fueron revelados por completo. Como un ejemplo importante de ello, se puede mencionar la doctrina acerca de transmitir salvación a los difuntos (ver 9.6.3).

Debido a su poder ministerial doctrinario, le cabe al Apóstol Mayor anunciar tales revelaciones del Espíritu Santo de este tiempo y declararlas doctrina de carácter valedero de la Iglesia Nueva Apostólica.

EXTRACTO

Jesucristo prometió a sus Apóstoles que a través del Espíritu Santo recibirían más información sobre la naturaleza de Dios y su plan de salvación. (1.3)

El Espíritu Santo transmite al apostolado nuevos reconocimientos sobre el obrar de Dios y su plan de salvación, que están insinuados en la Sagrada Escritura. (1.3)

See also