1.2.5.3 El uso personal de la Sagrada Escritura

Es recomendable que cada creyente lea regularmente la Sagrada Escritura, dado que esta brinda consuelo y edificación, orientación y exhortación; además promueve el reconocimiento. Lo determinante es con qué posición interior el lector se dedica a la Biblia. El esforzarse por sentir temor de Dios y ser santificado, unido a los ruegos sinceros para interpretarla correctamente, son aspectos útiles para una lectura provechosa de la Biblia. La lectura intensiva de la Sagrada Escritura contribuye a comprender mejor el Evangelio. Esto fomenta el reconocimiento y fortalece la certeza en la fe.

EXTRACTO

La Sagrada Escritura constituye el fundamento de la doctrina de la Iglesia Nueva Apostólica. (1.2.5)

La interpretación correcta de la Sagrada Escritura es revelada en toda su profundidad únicamente por el obrar del Espíritu Santo. Los Apóstoles de Jesús también tienen el encargo de interpretar la Sagrada Escritura. Sólo lo pueden hacer por medio del Espíritu Santo. (1.2.5.1)

Jesucristo es el centro de la Escritura. El significado de los enunciados del Antiguo Testamento queda determinado por su concordancia con aquello que enseña el Evangelio. (1.2.5.2)

La lectura regular de la Sagrada Escritura le brinda al creyente consuelo, edificación, orientación, exhortación y promueve el reconocimiento. (1.2.5.3)

See also