1.2.2.1 Surgimiento del canon del Antiguo Testamento

Con el término tomado del idioma griego, “canon" (en español: regla, precepto), se denomina a partir de mediados del siglo IV a la recopilación de escritos sagrados de carácter obligatorio para la cristiandad.

El canon cristiano del Antiguo Testamento está basado en el canon hebreo del judaísmo. Hasta el tiempo de Jesús y los primeros Apóstoles, el judaísmo aún no tenía un canon concluido. Si bien existía una sólida colección básica de escritos sagrados (la Torá, los libros de los profetas, los Salmos), había otros libros que eran aceptados como sagrados por algunos grupos judíos, pero rechazados por otros. A fines del siglo I d.C. fue determinada definitivamente la extensión del canon hebreo. En ese tiempo, el canon cristiano del Antiguo Testamento aún estaba lejos de estar terminado. Hasta el día de hoy no existe un canon uniforme del Antiguo Testamento que sea valedero para todas las Iglesias cristianas.

See also