Cooperación y ofrendas

La Iglesia Nueva Apostólica se financia por sí misma. Ella no alza ningún impuesto o aportación obligatoria de alguno de sus miembros. Las donaciones individuales no son controladas. Los miembros se pueden orientar, según la base bíblica (Malaquías 3: 10), en el diezmo.

Cooperación honorífica

Las tareas de carácter espiritual y organizativo se cumplen en las comunidades en forma honorífica. Todos los actos eclesiásticos y bendiciones, como por ejemplo bautismos, bodas o funerales son realizados en forma gratuita.

Utilización de los recursos financieros

La Iglesia busca funcionar con un aparato administrativo pequeño. La gran parte de los ingresos fluye para la construcción y mantenimiento de las iglesias, es decir retorna inmediatamente a las distintas comunidades. También para las actividades misioneras se destina una parte considerable del presupuesto de la Iglesia. La Iglesia brinda a más de ello ayuda humanitaria y apoya acciones de ayuda en catástrofes.

El control de los ingresos y egresos de la Iglesia es realizado por auditores externos independientes.

La Iglesia Nueva Apostólica es políticamente neutral

La Iglesia Nueva Apostólica se abstiene de tomar alguna posición política. Ella espera de sus miembros el cumplimiento de las leyes y deberes ciudadanos, mientras estos no se vayan en contra de las leyes divinas. La Iglesia pone cuidado en una relación abierta y de confianza hacia el gobierno, las autoridades y el público en general. Los cristianos nuevo apostólicos son libres de ocupar puestos en la vida pública.

El evangelio y el cuidado del alma tienen prioridad

El punto central de las actividades de la Iglesia forman los Servicios Divinos y el cuidado espiritual individual. Junto a ello se ocupa también de brindar ayuda social, tanto como sus medios se lo permitan. Donde es necesaria una ayuda urgente ella responde directamente y de acuerdo a las circunstancias.